El Ecoturismo como clave para cultivar la preservación de la Tierra

El turismo ecológico despierta la consciencia conservacionista. Esta labor es clave para ampliar el interés por cuidar de la Tierra.

Conocer los patrimonios naturales del país es un paseo divertido y a la vez, pedagógico, pues ayuda a considerar las bondades que exhibe nuestro territorio. Esa idea materializó el proyecto de los circuitos turísticos organizados por la Cartera de Turismo como: “Sanare, paisaje y tradición” en Lara, “Agroturística Bergantín con aroma de café” e “Histórica de Barcelona” en Anzoátegui y las “Rutas Ecoturísticas” en el Zulia, impulsada por la organización gubernamental de la región.

La historia, la diversidad de especies y los escenarios de gran impacto del país, se presentan en distintos elementos de la naturaleza: en la versión del agua, está en ríos y playas; en la superficie-tierra, se exhibe en cuevas, médanos y páramos, que pueden visitarse en excursiones que ofrezcan información al turista nacional o internacional, sobre las riquezas que existen en ese destino. Este tipo de actividad recreativa permite extender la visión de quien descubre lo fructífero y megadiversos de estos territorios.

Una premisa de estos encuentros es dar a conocer la naturaleza y sus bondades, idea que inspiró a la Corporación Zuliana de Turismo (Corzutur) a diseñar los circuitos de “Rutas Ecoturísticas” en esa entidad. Son múltiples las alternativas para disfrutar al tiempo que se aprende sobre la preservación de estos espacios, tarea vital para la armonía del ecosistema. A estos paseos han asistido turistas de diversas partes del mundo, en una oportunidad los que provenían del Pensilvania, Estados Unidos, la describieron como un paisaje majestuoso por su gran impacto visual.

Viajes largos y cortos; sitios destinados al descanso y esparcimiento, lugares de aventuras para los turistas más atrevidos, son parte de las opciones que se ofrecen para recorrer el estado Zulia, conocido como “la Tierra del Sol Amada”. Entre esas alternativas, tenemos la Ruta Grandes Parques que les lleva a conocer el Zoológico Metropolitano y al Jardín Botánico, donde el deleite es la diversidad de fauna y flora presente en más de 3.000 árboles y 1.280 especies de plantas; en el caso de preferir la fauna lacustre, se puede acudir a la Ruta del Manglar que conducirá al Ecoparque Tierra de Sueños.

Mientras que, los que desean vivir la experiencia de estar en medio de un desierto, pueden decidirse por la Ruta Médanos de Mara y Acantilados, que tiene 138 hectáreas de extensión para explorar; también está la opción la Cueva del Samán, para quienes ver el hábitat de unos 5.000 guácharos, y especies de insectos y peces, les parece fascinante; y los que tienen debilidad por el mar, su alternativa es la Ruta Ecoplayera, para conocer Ancón de Iturre y la Ciénaga de Los Olivitos. Para los más aventureros está el  Ecoparque Refugio de Dantas, que recrea la convivencia de especies silvestres, aves exóticas, monos, iguanas y serpientes. Un ambiente especial para sentarse a contemplar la naturaleza, practicar ciclismo y kayac. Además, para trasladarse en estos planes de diversión se disponen de los ecobuses, unidades que se alimentan de gas natural.

El turismo consciente hace que se extienda la enseñanza de cuidar a la Madre Tierra, una tarea que se despierta cuando se recorre el país con una visión renovada y ecológica. Y a ti, ¿qué sitio de Venezuela te falta por conocer?